Niñez migrante hondureña, cicatríces que aún tienen que sanar (Eric 17 años)